sábado, 4 de febrero de 2017

Un verso bobo para la paz

Algunos jingles publicitarios suelen simplificar hasta el ridículo eventos que merecen respeto y atención. ASDER ya nos ha dado ejemplos de cómo trivializar conmemoraciones y, con motivo de los 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, han vuelto a la carga. Dejó aquí el video con mi crítica.

martes, 17 de enero de 2017

Ese testimonio de locura y odio

El lunes 16 de enero, fecha de la conmemoración de la firma de los Acuerdos de Paz, apareció en las páginas de opinión de El Diario de Hoy el artículo titulado “El evangelio envenenado de la Teología de la Liberación”.

Lo firma el abogado Max Mojica, máster en leyes, pero igual podría haber sido la Cruzada Pro Paz y Trabajo o cualquiera de las organizaciones de ultraderecha de los años setenta y ochenta, pues se trata básicamente -aunque en otro tono- del mismo discurso anticomunista de aquellas épocas en contra de la Teología de la Liberación, similares y afines.

Salvo un par de valoraciones personales discutibles, en los tres primeros párrafos el autor hace una excelente síntesis de la esencia doctrinaria de esta corriente de pensamiento religioso-político, que tuvo su auge en los años setenta en América Latina. Y en los últimos dos, expone a grandes rasgos la defenestración prácticamente oficial de la jerarquía eclesiástica hacia las tesis liberacionistas.

Hasta aquí, todo es cuestión de opiniones y adhesiones personales: cada quien adopta los ideales con los cuales se identifica, más aún si estos hallan sustento en doctrinas o creencias institucionalizadas. Y si a la fuente nos vamos, visto lo visto en la historia de la humanidad, pareciera que de la Biblia no hay interpretaciones correctas, sino tan solo convenientes a determinados fines, de tal manera que con citas y versículos en mano bien se puede justificar la opresión y el sufrimiento o, por el contrario, validar la lucha contra la injusticia. Pero no va por ahí este debate, a menos que se tenga tiempo y ánimo para una discusión infinita.

El punto es este: más allá del calificativo peyorativo (“evangelio envenenado”), el grave problema del autor -y de los sectores ideológicos a los que representa- es que sigue considerando a la Teología de la Liberación como causa de la guerra civil que tanta muerte y destrucción provocó en aquellas décadas, pero no dice nada de las condiciones de exclusión económica, social y política imperantes en aquellas décadas.

Supongamos toda la Teología de la Liberación que pudiera haberse predicado. En una sociedad sin las graves desigualdades antes apuntadas, acaso habrían cosechado simpatizantes más o menos teóricos de izquierda, pero jamás el volumen de población que estuvo dispuesto a una decisión tan radical como tomar las armas porque vio cerrados todos los caminos, comenzando por el electoral.

Culpar sin más a lo que pudo haber sido un factor desencadenante y soslayar en el mismo acto la causa fundamental de un conflicto es ignorancia involuntaria o falacia intencional. Y en ambos casos es ideológica.

El mayor problema es que dicha interpretación reitera el mismo argumento con que se asesinó a seis sacerdotes jesuitas en la UCA, en noviembre de 1989, así como a muchos otros sacerdotes y religiosas “liberacionistas”, entre ellos el también jesuita Rutilio Grande en 1977, acusándolos de "agitadores de masas" y "envenenar la mente de la juventud".

Por otra parte, dice el autor que “conocidas universidades y colegios jesuitas” aún son “bastiones” que sostienen a la Teología de la Liberación “los cuales se mantienen como dinosaurios de la guerra fría y testimonios de una época de locura y odio, que arrastró a El Salvador a una guerra fratricida que nos costó más de cien mil muertos.”

Como en El Salvador sólo hay una universidad jesuita, la UCA, y un colegio jesuita, el Externado de San José, está claro que el calificativo de “dinosaurios de la guerra fría” va contra ellos (mención aparte de la Universidad de El Salvador, donde no creo que sean muy teológicos, si fuera el caso). Pero resulta que la UCA y el Externado de San José son instituciones de reconocido y comprobado prestigio, merced a la formación académica y humana que dan desde hace décadas, con o sin Teología de la Liberación.

La descalificación que el autor en cuestión hace de esta labor educativa, a partir del consabido prejuicio anticomunista, es indigna de un profesional que además se dice admirador y perteneciente a la Iglesia Católica (cuya máxima autoridad, el papa Francisco, también es jesuita).

Queda claro, pues, que el verdadero “testimonio de una época de locura y odio” es precisamente la mentalidad que Max Mojica trasluce en el mencionado artículo. Por el bien del país, ojalá él -y quienes opinan como él- logren superar esa tremenda ancla ideológica.

lunes, 19 de diciembre de 2016

¡Que viva el Tecla City!

El Santa Tecla FC, conocido en este espacio como Tecla City, alcanzó su segunda corona al ganar el Torneo Apertura 2016, luego de un intenso partido contra el Alianza FC, cuya afición tiñó de blanco y celeste el Estadio Cuscatlán.

El título de "la mejor afición" (?) o la más grande pueden disputárselo en interminables discusiones los del Alianza, el Águila y el FAS, pero el ahora campeón tiene la mejor media cancha nacional, pues posee el "tiki-taka" con un juego dinámico y al mismo tiempo de intensa marca: Diego Chavarría, Gerson Mayén, Marlon Cornejo y Kevin Ayala, con Saviolita Baires viniendo desde la banca.

El partido de ayer transcurrió sin un dominador claro hasta el minuto 70, habiendo sido la única diferencia esa que cuenta: los goles.

Se adelantó el Tecla gracias a un fallido despeje de los centrales albos, que dejaron el balón a los pies de Mayén en el 45+1. Entrando al segundo tiempo, se vino el aluvión aliancista con un libre directo de Larín, que entró en el ángulo izquierdo no sin alguna complicidad del arquero Almeida. Pocos minutos después, aprovechando el momentum, Fito la colocó de cabeza justo a la par del poste para el 2-1. Con la afición alba volcada, parecía liquidado. Pero el último cuarto de hora dictó otra sentencia.

Veamos esta breve cronología, que evidencia el punto de inflexión a favor del Tecla, ya con Sergi Souza y Saviolita Baires en el terreno de juego.

ALI 68’: Fito sirve para Sosa que va solo, se enreda y permite recuperación defensiva. Hubiera sido el 3-1 para el Alianza... ¡pero el "hubiera" no existe!

TEC 73’: Gol del Tecla mal anulado, Joel pitó supuesta falta de Abreu previa al tiro de Souza.

TEC 75’: Se la juega DT Corti: ingresa Léster (delantero) por el capi Chavarría (contención), quedándose con línea de tres al fondo.

ALI 76’: Sale Sosa agotado y entrra Guerrero (delantero por delantero).

TEC 77’: GOL DEL TECLA CITY, gol de Loco Abreu, que cabecea sin marca y casi de espaldas al marco, con la inestimable descolocación del arquero albo Arroyo. ¡2-2!

TEC 81’: 15 toques del Tecla City culminan con un centro a manos de Arroyo. El Alianza no encuentra el balón.

TEC 82’: recupera la media cancha del Tecla City y en tres toques ponen a Léster solo, que la revienta al poste. Alianza no reaccciona.

TEC 83’: Gol mal anulado al Tecla City. Joel pitó falta inexistente de Abreu en el forcejeo.

ALI 84’: la afición alba comienza a cantar “¡Movete, Alianza, movete; movete y dejá de joder!” Presión extra para sus jugadores, que no reaccionan.

TEC 85’: nuevo cabezazo de Abreu que se va afuera.

TEC 86’: incursión del Tecla City que salva defensa alba con barrida in extremis.

ALI 87’: balón globeado sin problemas para Almeida (Tecla), mientras Fito se cae solo en el área.

TEC 89’: tiro libre directo para el Tecla City, que Mayén falla por poco a la derecha de Arroyo.

TEC 90’+1: GOL DEL TECLA CITY. Tiro de esquina, Abreu anticipa en el primer palo y cabecea al ángulo contrario, superando la estirada de Arroyo. ¡2-3!

En conclusión, creo que pesó una mejor condición física del Tecla, la convicción en las propias capacidades (que no dejó perder el ánimo con el marcador en contra) y, por supuesto, la destreza cabeceadora de Loco Abreu, intacta a sus 40 años.

Así pues: ¡que viva el Tecla City, señoras y señores!

domingo, 11 de diciembre de 2016

¡Vuela alto, chica piloto!

Hace una semana, la exalumna Silvia López Garay me escribió para compartir unas fotografías aéreas, tomadas desde la avioneta que pilotaba. Hoy, con gran dolor leo en las noticias que ella falleció en un accidente aéreo en El Paisnal. Todavía no termino de asimilarlo.

Silvia se graduó de bachiller en el Externado de San José en 2007 y estudió biología en la UES. Luego nos enteramos de su pasión por los aviones. Así me lo contó ella el año anterior, en un chat de septiembre.

RFG: - ¿Y la biología?

Silvia: Pues la tesis me hace falta nada más.

RFG: Oh, qué bien.

Silvia: ¡Síii! Lo que pasa es que ser piloto fue algo que siempre quise pero que pensé que nunca iba a suceder. Entonces cuando me salió la oportunidad, dejé la universidad con mucha alegría. Obviamente la voy a terminar después, pero mis prioridades me cambiaron.

Este año me visitó en mi oficina y se veía muy feliz, cumpliendo su vocación. Como estudiante, la recuerdo como una jovencita muy aplicada, correcta y talentosa, en actividades de culturales y deportivas. Luego, ya en su vida adulta, mostró iniciativa y determinación para construir sus diversos proyectos.

Su muerte es una tragedia, sí, pero lo importante es que vivió con autenticidad y alegría. Así la recordaremos. ¡Vuela alto, chica piloto!

martes, 22 de noviembre de 2016

Cuida tu imagen virtual