sábado, 30 de abril de 2016

Cómo ser artista famoso en la Guanaxia

¿Conque te creíste el cuentecillo de que para ser artista famoso habías de ser, ante todo, artista? ¡Mira qué engaño! Pusiste gran esmero en aprender la técnica y la estructura, horas de horas afanándote en el pulimento, y todo para alcanzar apenas en un ilustre anonimato, pues resulta que equivocaste completamente el camino.

Así es, mi estimado/a: ahora te das cuenta de que la receta de la fama en la Guanaxia Irredenta no pasa por hacer buenas obras de arte. Con eso no conseguirás otra cosa que regatear o mendigar espacios para que te hagan el favor de presentar tu precioso arte, de gratis y acompañado principalmente de familiares y amigos, si tienes suerte.

En cambio, la realidad te ha demostrado que hay otros caminos mucho más efectivos para ganar la atención, la portada, la cámara, la foto, el post o el tuit viralizado. Usando uno o varios de estos recursos ya no necesitarás acosar al encargado/a de la sección cultural de tal periódico; por el contrario, este solicitará una entrevista tuya y la pondrá en agenda. Ni siquiera tendrás que ir tú al medio impreso, radial o televisivo, sino esperar orondo a que éste llegue a ti.

¿No es maravilloso?

Puedo sentir tu impaciencia por conocer el secreto, así que no te hago esperar más y paso a revelarte estos cinco recursos que puedes emplear a discreción, si la diosa Fortuna te pone en condiciones de hacerlo.

· Denuncia algún incidente ciudadano que te haya ocurrido, incluso de manera fortuita, de la que pueda deducirse algún tipo de discriminación. Ya con la atención del gran público, aprovecha la ocasión para dejar bien claro que tú, a quien se le ha infligido tal vejación, eres el non plus ultra del teatro, pintura, literatura, danza o cualquier otra rama del arte, aun cuando tu currículum no tenga relación alguna con el hecho denunciado. Verás cuántos mensajes de apoyo solidario e indignación cosechan estas cosas. Hay puteadas también, pero a esas no les hagas caso, que habrá fans de todos los niveles socioculturales a cargo de devolverlas a tu nombre (y de gratis).

Haz un ridículo espontáneo a escala mayúscula. Canta horrible, dibuja espantoso, actúa fatal y pinta como con las de batir lodo, pero hazlo sin poner especial esmero en ello, sin proponértelo sino, por el contrario, creyendo que estás camino al éxito. Este logro es difícil de conseguir, pues requiere de mucha espontaneidad, incomparable autoconfianza, pérdida completa del sentido de realidad y un talento especial para hacerlo todo tan mal que hasta parezca intencional.

Di que te persiguen en tu país y navega con bandera de exiliado. Incluye, eso sí, una anécdota de amenaza, no importa si puedes comprobarla. Dadas las condiciones históricas del Pulgarcito de América, no faltará quién te crea, incluso gente importante que dará su firma en manifiestos de apoyo. Algún periódico de gran tirada o agencia de noticias seria te dará una página completa para entrevistarte como perseguido. Ya con eso, hasta podrías pedir una beca de refugiado o directamente solicitar asilo político (obviamente, en un país europeo).

Haz algo escandaloso (por ejemplo, plagiar) y, cuando te descubran, di que todo lo tenías fríamente calculado y fue intencional: una perfomance para mostrar el abandono del arte y otras incoherencias. Créeme: funcionó hace cuarenta años y funciona ahora. También puedes comer papeletas de votación.

• Procura que censuren tu obra, de preferencia a nivel institucional. El mejor medio es que primero te aprueben la publicación, presentación o exposición y luego, ya cuando alguien con más criterio que el amiguismo o tus pergaminos tenga una fuerte objeción artística o de contenido, esta se retire de circulación o de plano se suspenda. No tienes idea de lo bien que funciona la censura como publicidad, incluso con obras feítas.

Ten en cuenta, eso sí, que en ninguno de los casos anteriores importa la calidad de tu obra.

__________

Posdata: ante cualquier crítica, usa el infalible argumento de la víctima revictimizada.

lunes, 11 de abril de 2016

El genio entre la locura

Pawn sacrifice” (2014) es una buena película de tema ajedrecístico, escrita teniendo mucha consideración hacia un público que en su inmensa mayoría jamás ha jugado ajedrez.

Tenía que ser así, por cuanto el match por el campeonato mundial de esta disciplina, jugado en 1972 en Islandia entre el soviético Boris Spassky y el estadounidense Bobby Fischer, captó la atención mundial de multitudes que, ciertamente, tampoco sabían mucho del juego-ciencia.

Aquel fue un duelo significativo en el contexto de la guerra fría y, al final de cuentas, la demostración de que, aunque sea por una vez, el genio espontáneo puede superar a una rígida disciplina que produce grandes maestros industrialmente… aun cuando este genio tenga serios y progresivos problemas mentales.

La película es bastante fiel a la historia y resulta entretenida para legos e ilustrados por igual. Apenas hay ligeras dramatizaciones que modifican ciertos pasajes dentro y fuera del tablero, las cuales le hacen bien.

La fuerte y desequilibrada personalidad de Fischer queda bien encarnada en la actuación de Tobey McGuire, que reparte por doquier miradas demenciales y paranoicas; en contraparte, tengo mis dudas sobre la caracterización de Liev Schreiber como Spassky, pues da la impresión de que admiraba demasiado al terrible y genial Bobby, tanto como para hacerle demasiadas concesiones.

Al conocer por este y otros medios la biografía ampliada de Fischer, uno no deja de sorprenderse de las paradojas de las que es capaz una mente tan brillante en unos aspectos y tan deficitaria en otros. Quizá por eso seguimos admirando tanto a ese ajedrecista que alcanzó y abandonó la cima.