sábado, 5 de junio de 2010

Cuestión de imagen

Vi hace algunos meses "The fall" (2006) y hace unos minutos "The cell" (2000), ambas películas del director Tarsem Singh, un Dalí de la cinematografía. La diferencia entre ambos filmes está en la mayor o menor profundidad de los personajes, aspecto muy mejorado en la más reciente, aunque ambas tramas se siguen con interés. Pero argumentos aparte, a lo que uno se puede volver adicto es a esas colosales composiciones oníricas y surrealistas de lento, precioso y a veces aterrador movimiento. A veces, las imágenes con música pueden llegar a serlo todo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy muy seguro si hay o no más profundidad en los personajes en una o en la otra. The Cell explora la mente de un asesino, mira su tejido sicológico o psicótico, si se quiere; hay menos personajes.
The Fall abunda en caracteres (si me permites el anglicismo). Y toma su tiempo y ritmo para ir dejando brochazos de los mismos.
Las composiciones maravillosas, en mi opinión, devienen en parte del amor de Tarsem por la pintura. En mi portal (perdón por el aparente spam) escribí ha tiempo una breve nota comparando un fotograma de The Cell con un cuadro de Odd Nerdrum, por si te apetece verla.
Cuando quieras ver The Fall en Blu-ray y con la máxima definición de imagen existente por hoy, quedas invitado a casa. Hace más inolvidable la experiencia.

Rafael Francisco Góchez dijo...

¡Ah, excelente!

Anónimo dijo...

Vengo de encontrar tus admirados signos como comentario de la entrada de cierto lunes 26 de noviembre de 2007.
En cuanto al deleite de ver la película otra vez, puede ser el próximo sábado por la tarde, si puedes.

María dijo...

Creì que era la única a la que le gustaba The Cell :)