martes, 15 de junio de 2010

Tres años en seis meses

La experiencia de leer "El Terror", de Dan Simmons, sólo puede ser comparable a la sensación de ir hacia ninguna parte vivida por los tripulantes del Terror y el Erebus atrapados en el ártico durante más de tres años; es decir, sólo se puede leer en las condiciones en que lo leí: sabiendo que era sólo para pasar un cierto inevitable tiempo de espera regularizado, que oscila alrededor de 60 minutos durante dos días a la semana, emergencias aparte, donde no tengo nada-nada más que hacer, ni dormir ni siquiera disfrutar de una vista agradable.

Tardé seis meses en esas condiciones, intercalando otros tres libros más pequeños por motivos académicos; dudo mucho que hubiera podido finalizarlo en condiciones de lectura normales y con alguna expectativa de gozo, recreación, placer, intriga o misterio; que de todo ello hay algo en este voluminoso libro (por fortuna, prestado), pero que este autor se las ingenia para dejarlo perder. Trátase de una lectura de poco más de 750 páginas sin esperanza, donde las tramas y motivos se pierden en una multitud de descripciones repetitivas, redundantes después del primer centenar de folios, con una maraña de nombres que pretenden infructuosamente sacar del anonimato a la masa de marineros y oficiales; donde lo que por un momento parece ser el motivo principal (la lucha que se va configurando entre el capitán Crozier y la terrible Criatura), acaba en un final que no por poético al estilo romántico (ruptura con la civilización, búsqueda de ideales imposibles, etc.) deja de fracasar... ¡tan literaria y literalmente como la expedición misma!

6 comentarios:

Elias dijo...

Bueno, al final no entendí. ¿Le gustó el libro o no? Ya actualicé la vida, por cierto.
¿Listo para mañana?
F. Elias

Cat ears dijo...

ihhhhhh! Gochez ♥___♥ (:

Napo dijo...

No me sorprende que el entendimiento cabal de este efectivo best-seller le haya estado vedado. Cualquier persona medianamente culta sólo tenía que remitirse al capítulo 42 de MOBY DICK ("The Whiteness of the Whale") o a los capítulos del XXI al XXV de THE NARRATIVE OF ARTHUR GORDON PYM OF NANTUCKET (los que conciernen a la isla Tsalal): Aquí se puede encontrar las prefiguraciones del tema central de la novela de Simmons, es decir, el horror al color blanco. Una vez más, la escasa o nula intertextualidad de este blogger ha sido la razón de una lectura insatisfactoria. Mis condolencias.

Rafael Francisco Góchez dijo...

Yo, en cambio, antes que asirme a terceros para disimular carencias o excesos, prefiero admitir que no hay tal hermoso traje visible-sólo-para-los-listos de emperador alguno.

Tito! dijo...

Ahh qué lástima! :/
En fin, lo mismo me pasó con un libro que me decidí a finalizarlo sólo para poder decir con acierto y respaldo: ¡Qué asco! v.v

Anónimo dijo...

Puerca, a ese tipo allá arriba sólo le faltó decir que el frío era el personaje principal y el subtexto era una denuncia social sobre las condiciones precarias de los marineros de la época, con el escorbuto y otras penurias. O sea, yo leí también la novelita y realmente después de las primeras 400 páginas yo me quería amotinar también o que por lo menos me hartara la tal criatura. Sobre mara varada en el océano se han escrito obritas buenas que son mejores por ser breves, por ejemplo "La línea de sombra" de Conrad y "La rima del anciano marinero" de Coleridge. Así que no le haga caso al tipo ese, quizás hasta fregando estaba xD.