martes, 15 de junio de 2010

Tres años en seis meses

La experiencia de leer "El Terror", de Dan Simmons, sólo puede ser comparable a la sensación de ir hacia ninguna parte vivida por los tripulantes del Terror y el Erebus atrapados en el ártico durante más de tres años; es decir, sólo se puede leer en las condiciones en que lo leí: sabiendo que era sólo para pasar un cierto inevitable tiempo de espera regularizado, que oscila alrededor de 60 minutos durante dos días a la semana, emergencias aparte, donde no tengo nada-nada más que hacer, ni dormir ni siquiera disfrutar de una vista agradable.

Tardé seis meses en esas condiciones, intercalando otros tres libros más pequeños por motivos académicos; dudo mucho que hubiera podido finalizarlo en condiciones de lectura normales y con alguna expectativa de gozo, recreación, placer, intriga o misterio; que de todo ello hay algo en este voluminoso libro (por fortuna, prestado), pero que este autor se las ingenia para dejarlo perder. Trátase de una lectura de poco más de 750 páginas sin esperanza, donde las tramas y motivos se pierden en una multitud de descripciones repetitivas, redundantes después del primer centenar de folios, con una maraña de nombres que pretenden infructuosamente sacar del anonimato a la masa de marineros y oficiales; donde lo que por un momento parece ser el motivo principal (la lucha que se va configurando entre el capitán Crozier y la terrible Criatura), acaba en un final que no por poético al estilo romántico (ruptura con la civilización, búsqueda de ideales imposibles, etc.) deja de fracasar... ¡tan literaria y literalmente como la expedición misma!