sábado, 24 de julio de 2010

Apuntes sobre "The King Flyp"

INTRO Y ACLARACIONES

Detesto pocos géneros musicales en cuanto tales. La música vernácula de tríos (cuando es cantada por tríos), la bachata de cantina y la música "disco" de los tardíos 70's gozaban de mis máximas antipatías, hasta que vino el "reguetón" y su sarta de vulgaridades.

Aclarado lo anterior, observemos que aún este sub-género tiene sus códigos de elaboración: hablar todo lo que se pueda sobre un ritmo bastante monótono, rimas fáciles, contenido agresivo y chicas contorneándose como lombrices en los video-clips.

Pero, sea por lo que sea, es el "reguetón" y no la música "de protesta" lo que se oye en las barriadas populares y aun en los recónditos caseríos más miserables de El Salvador. En ese contexto, esa es la cultura estándar y desde allí hay que comprender que a un muchacho de un perdido cantón de Morazán se le haya ocurrido intentar progresar justamente por esa vía y ponerse de nombre "The King Flyp".

LAS CANCIONES EN YOUTUBE

Auditivamente, al "Terremoto" (traca-traca-traca-traca) no le encuentro grandes diferencias con los "reguetoneros" foráneos. Es, además, sobre un tema local y (admitámoslo) bastante pegajoso.

El "Abandonado", en cambio, sí tiene una grave deficiencia en la parte que va cantada ("solo me dejastes, beybi..."): la molesta desafinación y destemple, con el daño añadido que es justamente el principio de la pieza, lo que de inmediato da algo de pena ajena. No obstante, aún eso se infiltra en la memoria y queda allí como habitante indeseable. Luego, en cuanto el bicho comienza a hablar al ritmo de los tambores, todo suena muy normal, es decir, puro "reguetón".

Considerando que los temas y los vídeos subidos a Youtube fueron producidos con bajos recursos y sin mucha dirección artística, y que el cipote está comenzando, no veo en esto grandes pecados: es cosa de que le den buenos consejos y lo asesoren para irse puliendo.

VALORACIÓN POSITIVA

Objetivamente, el proyecto "The King Flyp" y sus resultados hasta el momento son excelentes. Para bien y para mal, todo mundo habla de él: no olvidemos que incluso la "publicidad negativa" es publicidad. A la fecha, cuenta con más de 300,000 visitas en Youtube, ha tenido entrevistas y programas en los principales medios escritos, radiales y televisivos; le han ofrecido "remixes", clases y asesorías; y dejó plantados a los de TCS "porque el carro se molestó" (sic). Si suprime el cantadito inicial de "Abandonado", creo que tiene cuerda para rato.

QUÉ DE MALO HA REVELADO ESTE MUCHACHO

La parte triste del asunto es todo lo que el fenómeno mediático "The King Flyp" nos ha revelado de nosotros mismos, cosas que ya estaban y se sabían, pero no habían aflorado de manera tan evidente como en esta ocasión. Veamos:
  • La enorme dosis de clasismo y alienación de amplios sectores de la sociedad salvadoreña, que lo critican y se burlan de él principalmente por su origen humilde, su aspecto autóctono, las chicas que bailan en sus vídeos, etc.; como que si los propios criticantes fueran unos Apolos o las salvadoreñas promedio fueran 90-60-90, cara y cuerpo de Barbies. Dicho de otra forma: lo atacan y lo putean por grencho, sin reconocer que así es nuestra raza nacional y, además, que estos mismos injuriantes poseen, participan y reproducen varias de tales características, comenzando por el acento y la estampa jalvadoreños.


  • Lo hechos mierda * que somos con cualquiera que, entre nosotros, quiera salir del hoyo. En vez de hacer crítica constructiva, darle algún consejo para mejorar o siquiera decir "no me gusta pero seguí adelante"; en vez de eso, ahí está la tanatada de insultos (en la página de Youtube, especialmente) de un montón de bocones que, para más joder, generalmente se escudan tras el anónimo; ahí están los DJ de importantes radios que han gozado con ridiculizarlo y han dicho que "aquí en esta radio somos clase" como justificación para no ponerlo.


  • Las pésimas condiciones culturales del país en cuanto a educación y pobreza: por una parte, que sea un sub-género tan rudimentario el que haya elegido como tabla de salvación; segundo, que Marvin Ulises haya abandonado la escuela porque el instituto para seguir su bachillerato le quedaba muy lejos y no tenía dinero ni para el bus.
NOTAS FINALES

Si a este incipiente King Flyp lo apoyan, lo asesoran, lo pulen y, sobre todo, lo convencen de que no cante... ¿quién puede asegurar que en un par de años pudiéramos verlo en Telehit o MTV?

Contra la amnesia colectiva, a Álvaro Torres le dijeron gritón e imitador sin talento allá por 1976 y se fue resentido con el país y su falta de apoyo. Ya cuando lo vieron cantando con orquestón en vivo en los "yunais", ahí si era salvadoreño.

Por último, quienes dicen "¡qué vergüenza, rebajás nuestra nacionalidad, no digás que sos de aquí!" acusan una supina ignorancia de las verdaderas vergüenzas nacionales. Francamente, elijo ver y estar pendiente de la lucha que hace "The King Flyp" en lugar de recordar la decena de goles que nos hizo Hungría en el Mundial España 82 y contemplar la grotesca imagen del "Pelé" Zapata celebrando jubiloso el único gol que nos puso 5-1, a la espera de los otros cinco que vinieron. Y a aquellos... ¡hasta documental onomástico les han hecho!

* Nota lingüística: la expresión vulgar, "lo hechos mierda que somos" tiene una dimensión semántica de tal calibre que no se puede sustituir por otros adjetivos ("mezquinos", "ruines", "miserables", "roñosos", "viles" o "infames"); de ahí que no se trate de una "mala palabra" gratuita, sino de la necesaria, justa y correcta frase para este caso.