miércoles, 15 de septiembre de 2010

¡¿Que quéee...!?

Mientras auscultaba el blog del colega escritor Javier Alas, me he llevado menuda sorpresa (simultánea al alivio de encontrarme sentado al momento de leerla). ¡Ahora resulta que mis obras son oficialmente "bienes culturales" de la nación (por Acuerdo Ejecutivo 16-0137 del 7 de septiembre de 2005, publicado en el Diario Oficial del 6 de octubre del mismo año)! Haciendo infructuoso esfuerzo de memoria, no recuerdo que mi vida haya cambiado sustancialmente desde o por aquellas fechas, mas entre el espíritu festivo y cierta inocultable vanidad que me embargan al unísono, reviso una y otra vez tan notable lista y no veo en ella a mi extinto padre, el poeta Rafael Góchez Sosa, cuya placa de "Ciudadano Distinguido de Santa Tecla" (Acuerdo Legislativo Nº 542, 12 de agosto de 2004) vigila la sala hogareña. En cualquier caso, sería interesante conocer cuáles son las necesarias contrapartes, o sea, los "males culturales" (je). En fin, como no pienso ir a reclamar ni por mí ni por el difunto, acepto los hechos y sólo tengo una cosa más que decir: para la próxima... ¡si quieren, me avisan!