miércoles, 22 de septiembre de 2010

"Supernova", una y varias.

HISTORIA DE UNA CANCIÓN
(trataré de ser breve)



“Supernova” es una de mis más queridas canciones. La escribí en 1988 casi junto a “Manifiesto” y “Oración” y el primer intento de grabarla ocurrió en un estudio abandonado que había en medio de las oficinas administrativas de la UCA. Por aquella época, apenas pude conseguir prestada una caja rítmica básica y elemental, marca Roland, sobre cuya grabación en casete puse un bajo eléctrico. La idea era cantarla en el estudio sobre esa “pista” llena de “hisss”, con la ayuda de Toño Dimas en los controles. Fracasamos, ya que el ruido impedía trabajar a la gente del lugar (¿a quién se le ocurre poner un sonoro estudio en medio de unas oficinas?). La idea quedó allí para una mejor ocasión.

Toño me sugirió que le quitara unos “claps” a la batería, mientras que una célebre personaje con quien teníamos líos musicales, y que conoció la canción de primera mano, me dijo algo así como “¡ay, no, es que ‘Supernova’... no, se oye todo así como... no!” Supongo que ella quería algo más “revolucionario” (como que no fuera, pues), pero pasada la pena inicial opté por no hacerle caso.

En 1989 incluí la canción en lo que hasta ahora ha sido mi única presentación televisiva como cantautor -es decir yo solito- en el antiguo Canal 12. Lo memorable de aquella ocasión es que (1) yo aún poseía cabello y (2) mi voz suena como que hubiera ensayado. Desde entonces no puedo decir que “los medios de comunicación no apoyan al artista nacional”, porque me dieron como veinte minutos para tres canciones más la hablada correspondiente.

En 1991 yo ya andaba con “Sinapsis”, grupo efímero pero de buenos recuerdos, y el Decanato de Estudiantes de la UCA nos incluyó en un LP titulado (poética pero feamente) “Asaltando un cielo nuevo”, una de cuyas canciones era esta “Supernova”... ¡en versión salsa! A la distancia, me arrepiento un poco del arreglo, pero en fin... El dato divertido es que ya desde entonces la gente creía que decíamos "una cerveza" donde cantamos "una certeza".

Después la canción quedó guardada por casi quince años hasta que en 2006 me puse en el empeño de hacer el CD “No hemos olvidado”. Esta Estrella en Explosión no faltó en la decena de canciones, siempre en su versión “tropical”, vamos a decirlo así, aunque bastante mejorada con respecto al año 91. Guayo, guitarrista de aquel grupo, me dijo recientemente que, con excepción del solo de guitarra, le gusta más en modo trovadoresco. Yo no discrepo en absoluto con esta opinión.

En alguna de las presentaciones que hice a propósito de ese disco, mi hermana Evelyn me hizo una observación por el tema del lenguaje de género en el coro, que originalmente decía: “cerca del campo / surcando el duro camino / hacia la risa del niño / salvadoreño”. Me pareció justo cambiarla y quedó así: “cerca del campo / forjando vida y destino / para la niña y el niño / salvadoreños”, todo sea por la rima y la métrica.

Llegados a este punto, ya con el proyecto “Sarita Cáceres & RFG”, Nelson Huezo nos invitó intempestivamente a su concierto con “Simiente”. Ya que estábamos, entonces era de tocar dos o tres canciones y la elegida para completar el mini repertorio fue “Supernova”. Casi por intuición, comencé a hacer los arreglos correspondientes pero no tenía programado grabarle la voz de Sarita sino hasta mucho después, quizá en noviembre, mas no contaba con que de “Viva la mañana” nos iban a requerir no una sino dos canciones, así que capturamos la voz en mi PC y procedimos a la mezcla, con resultados bastante satisfactorios. Ya que salió al aire, no había motivo para retenerla más, así que podemos considerarla el segundo lanzamiento del proyecto, con todo y que técnicamente es un “remake”, aunque de mí mismo.

De todo esto, reivindico un punto: después de tanto tiempo de andar de aquí para allá, su contenido parece como si hubiera sido escrito ayer mismo, para el aquí y el ahora. Yo digo que, en ese sentido, la canción ha trascendido.