viernes, 21 de agosto de 2009

Insólito reclamo

Que uno, en su papel docente, deba estar preparado para situaciones insólitas dentro del aula es una cosa; pero de eso a que uno ya no sepa distinguir si se trata de una sutil broma o una inconcebible y esperada ocurrencia (siendo la protagonista quien sabemos que es), hay un buen trecho.

* * *

ESCENA ÚNICA

(La Niña de la Blanca Tez se acerca al atril del profesor RFG para presentarle un reclamo por la nota de su examen de "No se culpe a nadie", de Cortázar.)

La Niña de de la Blanca Tez (esgrimiendo su papeleta):

- Mire, Góchez: la respuesta de esta pregunta, según lo que Ud. explicó, no tiene nada que ver, va por otro lado.

RFG (revisando la sumatoria de puntos):

- A ver... ¡Pero si está bien, por eso le puse el punto! Vea Ud., aquí está la marca.

La Niña de la Blanca Tez:

- Precisamente, Ud. me la ha puesto buena, pero esta respuesta no refleja lo que Ud. acaba de definir como una respuesta correcta.

RFG:

- ¿Eh...?

La Niña de la Blanca Tez:

- ¡Vuélvala a leer!

RFG (la vuelve a leer):

- Bueno, no es exactamente lo que yo dije, pero hay una idea válida, realmente el tipo del cuento no tiene control de su cuerpo, por eso cae por la ventana y no se le puede culpar por ello. Yo siento que está bien.

La Niña de la Blanca Tez:

- ¡No, no está bien!

RFG:

- ¡Que sí!

La Niña de la Blanca Tez:

- ¡Que no!

RFG:

- ¡Nada, he dicho, vaya a sentarse!

(La Niña de la Blanca Tez camina hacia su pupitre con mirada de "estoy planeando cómo conquistar el mundo", mientras el profesor se dispone a continuar con su clase, mientras cree notar un leve zapateo de inconformidad.)

Cae el telón.