viernes, 4 de diciembre de 2009

¿Un lejano retrato?

Guarro (de la voz onomatopéyica guarr-, gorr-, imitativa del gruñido del animal): cerdo, hombre sucio y desaliñado, grosero, sin modales, hombre ruin y despreciable.

"Torrente" es una trilogía cinematográfica centrada en un ex policía guarro, ideado y protagonizado por el cineasta español Santiago Segura. Los filmes oscilan entre la parodia detectivesca, la picaresca contemporánea y la irreverencia. Salvando la dificultad del lenguaje (¡que a los españoles no se les entiende, vamos!) uno se divierte bastante, a pesar de cierto asco por el humor un tanto de retrete que allí se presenta.

Generalmente, la gente se ríe del ridículo ajeno, por lo que en el país ibérico las carcajadas de humor negro (y con frecuencia bastante jayán) brotan de las peripecias de un ser que se supone que no existe masivamente en un país desarrollado. Torrente es machista y misógino, además de vulgar, desaseado, racista, xenófobo, cobarde, acosador... y otras lindezas como poner a su anciano padre a trabajar de mendigo en una esquina o alimentarlo con sobras licuadas de restaurante. Me imagino que allá celebran la película porque entienden que no los está retratando a ellos, pues ya habrían superado tales estadios primitivos; supongo que aquí nos reiremos un tanto porque creemos que el filme presenta una trama que ocurre allende el Atlántico.

Mas, entre risa y carcajada, me vienen un par de reflexiones traslapadas. La primera: si lo que allá son escenas cómicas por absurdas o impensables, aquí no vendría a ser sino un retrato realista; la segunda, si quien se atreviere a criticar mediante la agria comedia los elevados hábitos arraigados en nuestros coterráneos... ¡sobreviviría a los correspondientes atentados!