domingo, 17 de enero de 2010

¡Ah, qué García Berlanga!

Como resultado de mi ya notoria exploración del cine español, encontré en la mediateca de la UCA este par de películas bien recomendadas: "¡Bienvenido, Mister Marshall!" (1953) y "El verdugo" (1963), ambas del director Luis García Berlanga. La primera es una comedia de costumbres, que cuenta las fantasías colectivas de un pueblito español ante la llegada de "los americanos", en el contexto del Plan Marshall de recuperación económica europea de la posguerra; mientras que la segunda es el devenir de un enterrador reticente a convertirse en aplicador de la pena de muerte dentro del sistema de justicia español de aquella época, que era mediante la pena de garrote.

En ambas es evidente el humor negro en el estricto y oficial sentido de la expresión: "humorismo que se ejerce a propósito de cosas que suscitarían, contempladas desde otra perspectiva, piedad, terror, lástima o emociones parecidas". Si hay crítica social, es hacia las formas y modos que las personas adoptan en ciertas situaciones de la vida que ameritan reflexión y opciones. El ritmo de la acción y la trama es bastante ágil, y el espectador se deja llevar por una paradójica sensación de optimismo.

No sabría decir si, como lo manifiestan varios sitios de Internet (8.4 y 8.1 en Imdb, por ejemplo), estas obras deban estar en el "top five" del cine español de todos los tiempos. Pero de que uno se divierte viendo, analizando, recordando y comparando... ¡se divierte!