viernes, 30 de marzo de 2012

De pensiones y dineros perdidos

El antiguo sistema previsional del ISSS y el INPEP funcionaba como un gran cuchumbo colectivo. Se llenaba del dinero de los asalariados/as y de allí se tomaba el dinero que recibían las personas jubiladas. Según nos han dicho, este sistema colapsó cuando las entradas se hicieron menores que las salidas, debido a que aumentó la cantidad y la expectativa de vida de las personas en situación de retiro.

En 1996 se creó el nuevo sistema previsional. En él, cada persona tiene una cuenta individual, de donde saldrá su pensión llegado el momento. Entretanto, ese dinero es administrado por empresas que pueden invertir en diferentes rubros para obtener rentabilidad, por lo cual ahora cobra el 2.2%.

Aunque hubo algunas personas que quedaron en el antiguo sistema, la mayoría fueron traspasadas al nuevo, con todo y las cotizaciones que habían hecho hasta el momento. Sin embargo, este dinero es teórico, pues el traspaso efectivo aún no ha sido completado, probablemente porque ese dinero ya no existe. ¿Fue por la quiebra del sistema? ¿Fue porque los gobiernos de las décadas de 1970 y 1980 fueron tomando prestado del fondo previsional sin que hasta el momento se haya reembolsado? ¡Vaya usted a saber!

Por otra parte, hasta ahora las nuevas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) estaban obligadas a comprar bonos estatales por un valor de hasta el 30% de los ahorros de los cotizantes, pero ese porcentaje fue aumentado a finales de marzo de 2012 hasta un 45%, que se hará efectivo gradualmente.

En términos muy simples, el Estado no tiene el dinero en efectivo de las cotizaciones acumuladas en el antiguo sistema y además se aumenta el porcentaje que puede tomar prestado del nuevo sistema.

La pregunta es cómo hará para pagar estas deudas.