sábado, 5 de julio de 2008

Usurpaciones cotidianas

El turno de la fila de espera (que en realidad es columna) le pertenece a la persona que lo ocupa y, por lo tanto, sólo puede ser cedido a otra persona amiga en tanto que la actual ocupante se quite de ahí. El turno de delante de quien se atreva a ofrecerlo no es de su jurisdicción, dominio o propiedad, porque al cederlo también retrasa un lugar a todos y cada uno de los que vienen detrás. ¿Con qué derecho, pues, vienen y le dicen al fulano o fulana “¡venga, métase aquí!”?

3 comentarios:

Atilio M. Valiente dijo...

Yo cedo el espacio de atrás. Lo que no soluciona nada, pero no hago el "bluff" de altruista buena-onda.

Anónimo dijo...

Supongo que por que se confunde el espacio físico, y se cree que la mitad del cuadrito adelante y la mitad del de atras te pertenece... y entonces podes hacer el uso que querras de él, sin embargo estoy de acuerdo... a menos que se trate de una emergencia... no podes hacer uso de eso, por que los de atras tambien tenemos derecho...

Tito! dijo...

Jaja! son realmente problemas culturales, suele ser esto de un uso cotidiano bastante molesto :S

Pero entonces habremos de empezar nosotros a dejar de practicarlo para luego poder enseñarlo.