miércoles, 4 de abril de 2007

Rumores unicornianos

La cantidad de personas que aseguran tener información confiable, fidedigna y especialmente "secreta" sobre eventos inminentes -y, por lo general, sorpresivos- es de tal magnitud que, si no fuera por las versiones contradictorias que dan entre sí, no habría otra salida más que creerles como acto supremo de fe, que no de revelación divina.

(Tanto o más interesante es el hecho que las y los salvadoreños le tenemos más confianza a estos informantes que a las fuentes oficiales, pero eso será motivo de otra entrada.)

El caso que me trae a cuenta la reflexión es el presunto concierto de Silvio Rodríguez en nuestro país, del cual a esta fecha hay más rumores que realidades. Sólo sabemos, por agencias de prensa, que a finales de 2006 el cantautor cubano declaró en su isla natal su intención de venir por estos contornos.

Desde entonces, que si en Febrero, Marzo o Abril... pasando por la visión surrealista de que lo traía TCS a cien dólares el boleto, hasta que era el invitado sorpresa del Festival Verdad; no faltando aquella amiga (a quien, por supuesto, le creo) que tiene una amiga en migración, donde ya le estarían tramitando la visa; sin descartar que el verdadero problema sea que el Estado no le presta el Estadio "Mágico González" y entonces habría que hacerlo en el Estadio "Cuscatlán" (que es empresa privada, su antítesis)... o como decía la Chimoltrufia: "¡lo más seguro es que quién sabe!"

Entretanto, en buen lío se ha metido el trovador de la revolución con la demanda que le pusieron en Chile, por haber cancelado un concierto apenas horas antes de su inicio, bajo el argumento de que los boletos estaban muy caros (¡?).

Como siga por esa línea, tememos que al autor de unicornios y soñador de rabos de nube se le quiten las ganas de volver a las tarimas y nosotros nos quedemos así como aquella novia de pueblo: vestidos y alborotados.

Así, mientras todo se aclara o se confunde menos, aferrémonos a un profundo "¡Ojalá!", esperando que sea verdad que "El tiempo está a favor de los pequeños".