miércoles, 11 de abril de 2007

Las décimas de Nébur

Hurgando en los archivos de Diario "El Mundo", cuyo acceso gentilmente me fue permitido, encontré varias muestras de las célebres "Décimas de Nébur", forma clásica que, en manos del ingenioso periodista Rubén Saavedra, servía para comentar noticias y hechos cotidianos. Aquellas rimas cargadas de fino humor y singular capacidad de observación bien podrían haber sido la única razón para adquirir el periódico, al menos desde la perspectiva del niño que entonces yo era.

He aquí un par de muestras:
"PIDEN EJECUTAR HIMNO EN JUEGOS DEPORTIVOS"
13-5-77

Sugieren dos diputados
-los dos bien intencionados-
que el Himno se ejecute;
que puede hacerse cantado,
o solamente tocado:
(eso, después se discute).
Así al pueblo se inculca
la idea del civismo.
Mas ¿lo ejecutarán lo mismo...
si se arma... una trifulca?

ROBAN EN UNA CASA POR 3ª VEZ
31-5-77

En menos de 15 días,
por falta de policías,
tres robos se cometieron;
pero, lo que no me pasa,
es que a la misma casa
los ladrones se metieron.
Yo no pediría auxilio
para evitar los atracos:
me tiraría a los cacos...
¡cambiando de... domicilio!

Apunto un par de elementos del contexto, para mayor claridad: la primera nos remite a las célebres batallas campales que, alrededor de los Juegos Deportivos Estudiantiles, se armaban en el Gimnasio Nacional y sus alrededores (sobre ellas, también Roque Dalton escribió algo en una parte del "Pobrecito poeta que era yo"); la segunda utiliza una acepción local del verbo "tirar" como sinónimo de "engañar" o "jugarles un truco".

Recordemos que este simpático escritor produjo también las aventuras del bachiller Gorgojito, publicadas los sábados en "El rincón del mal humor", junto con escritos de carácter festivo. He aquí una copia de ella:


Pendiente aún de investigar más sobre el tema (¿durante cuánto tiempo escribió, cuántos millares de versos habrá publicado a la fecha de su muerte, cómo era su personalidad?), por hoy no me queda más que rendirle este pequeño tributo, que enviaré por correo ordinario hasta su querido pueblo San Apapucio, donde seguramente ya reposa eterno.
UNA DÉCIMA PARA EL BACHILLER GORGOJITO
11-4-7

Desde el mesón “Peor es nada”
nos regaló sus “pasadas”
el bachiller Gorgojito.
Para contratar su ingenio
era un “tostón” por convenio
el principal requisito.
Investigador experto,
aun con tema complicado;
su cliente, ante el resultado...
¡se quedaba boquiabierto!