domingo, 15 de marzo de 2009

¡Yo quiero ser observador electoral!

Viajas a otros países, te reciben con alfombra roja, te llevan de aquí para allá con policías que despejan el tráfico, te alojan en buenos hoteles, te entrevistas con gente importante, te sirven buena comida, te miran con fascinación y curiosidad, tu opinión parece importantísima... ¡y todo sólo por echar unas cuantas miraditas!