martes, 17 de marzo de 2009

Auto-test para fanáticos

Ya que todavía hay por ahí muchos(as) desfasados(as) que no entonan con la necesaria línea moderada y de colaboración mutua que los diferentes actores políticos han manifestado en las horas post-electorales, he aquí un mini-auto-test que generosamente les recomiendo aplicarse, sólo por curiosidad.

1. ¿Es Ud. alguien que "no se explica" cómo es posible que haya personas que hayan votado por el otro partido, o considera a quienes así lo hicieron como no más que unos pobres engañados, seres miserables sin cerebro, similares y conexos?

2. Cuando Ud. escucha una crítica al partido político de su preferencia, o a uno de sus dirigentes, en vez de analizar si tal cuestionamiento es válido o no, ¿reacciona inmediatamente como raqueta de ping-pong, con frases del tipo “¿Y los otros no hacen lo mismo, eh?” o “¡Bueno, pero aquellos son peor!"?

3. ¿Cree Ud., de modo genérico y genuino, que todos los dirigentes del otro partido político “son iguales”, “son lo mismo” o “están cortados con la misma tijera” en cuanto a deshonestidad y falta de ética, como si el ejercicio de acciones condenables fuera patrimonio exclusivo de ellos y no del género humano en sí?

Si Ud. ha respondido que sí a una o más de las anteriores preguntas, le invito a aceptarse y asumirse como un(a) fanático(a). No es ninguna dádiva concederle que constitucionalmente Ud. tiene derecho a serlo, pero sepa que, en cuanto a lo que el país necesita en este nuevo período... ¡Ud. es parte del problema, no de la solución!
__________

Posdata: quienes en vez de contestar seriamente a las anteriores preguntas digan algo como “¿Y por qué mejor no se las aplican a sí mismos los del otro partido, eh?”, favor añadirse en la categoría de "fanáticos al cuadrado".