jueves, 30 de octubre de 2014

Recetas

Todos tienen una receta para ti.

Multitud de psicólogos/as, titulados o empíricos, te hablan de estas y aquellas directrices para vida, según tal o cual enfoque. Los libros de autoayuda, del corte que sean, son un rubro editorial rentabilísimo y son devorados en frenética búsqueda por lectores en angustiosa búsqueda. Desde el escenario del culto religioso o del púlpito, pastores y sacerdotes transmiten la quintaesencia de sabiduría acumulada por siglos, a fin de mantenerte en el buen camino. Gurús de superación personal llenan sus salas de conferencias con público ávido de brújulas existenciales.

¿Hay acaso una receta que funcione?

Quizá sí, pero tal vez no sea única para todas las personas en todas las circunstancias. En la búsqueda de ser mejores personas, a unos les sirve una fórmula y a otros, otra.

La receta buena y verdadera es aquella que te funciona.

Lo difícil es hallarla.