sábado, 13 de marzo de 2010

Cultura filosófica

Hoy temprano conocí la noticia de que el nuevo Secretario de Cultura de la Presidencia de la República es el mero Teto Samúr, quien fuera nuestro profesor de Visiones Científicas I y II en aquellos prolíficos años universitarios de los 80's en el edificio de aulas "C" de la UCA.

Simpático y entretenido como docente, pero muy claro sin dejar de ser elevado como filósofo, de mirada algo desquiciada y voz estruendosa cuando debía serlo, Teto nos hacía pensar como acto mental en sí mismo, al tiempo que mantenía un inusual interés en sus clases filosóficas. Allí supimos del universo en expansión, el azar esencial y el sentido del aparente conflicto (y probable complementariedad) entre fe y ciencia.

Saludo este nombramiento con la buena expectativa de que los hechos demuestren que la persona elegida es la adecuada (entra con la ventaja inicial de que no es artista). Ojalá que Teto le dé algo de dirección con criterio a esto de la cultura... ¡y que no se vaya a pelear tan luego con el presidente!